Sin título (Colectividad y selectividad)

2011

 

 

Exámenes psicológicos y de conocimientos, caja desplegable, video (6’ 19’’)

Dimensiones variables

 

 

Las últimas décadas, la creciente sobre intelectualización del trabajo de artistas, curadores, críticos y otros agentes, y los juegos de poder económico que mueven el mercado del arte, han generado una progresiva polarización de públicos, limitando su accesibilidad a una élite instruida o con poder adquisitivo. Irizar lleva esta exclusividad al extremo con un ejercicio que, paradójicamente, propone el acceso a la obra de arte mediante un proceso democrático. Así, lanzó una convocatoria pública invitando a los interesados a presentar exámenes psicológicos y de conocimientos, para seleccionar a cuatro candidatos que discutieran en la galería. El ejercicio final requirió, no sólo la habilidad retórica de los participantes, sino de fuerza física para sostener una sala plegable que contenía la misteriosa pieza que solamente uno de los participantes tuvo oportunidad de ver al ser elegido por ellos mismos para dicho propósito. 

 

 

 

¿Qué entiendes por “interés genuino de acceder una obra de arte”?

Creo que el universo en el que están inmersos la producción, la difusión y el consumo del arte está plagado de un innumerable conjunto de condiciones innecesarias y artificios, que muy a pesar de no pertenecer a los objetivos principales de cada una de estas actividades, permanecen y nublan la accesibilidad y el interés de los individuos por el arte. Por este motivo, considero interesante hacer el ejercicio de desmembrar estos adornos incrustados aún en el espectador de arte involuntario o no definido como tal, para buscar una comprensión más clara acerca de los generadores emocionales, psicológicos y de conocimiento que impulsan de origen a este sujeto hacia el consumo de arte.

 

¿Cuál es tu espectador ideal?

No sé si exista un espectador ideal, no creo que el artista, en términos estrictos, busque la comunicación modelo como conclusión del fenómeno del arte. En este proyecto, sin embargo, facilito a manera de pregunta una ecuación que involucre al público capaz de relacionarse activamente con el proceso de la obra, de manera que el interés que asuma sea en sí mismo la obra, sugiriendo una reflexión acerca de las calidades emocionales ligadas a la psique del espectador, sin pretender medir el nivel de expectación. Las conclusiones vertidas me sirven en la medida del aprendizaje como experiencia, me sitúo en todos los límites, donde el proceso me lleve.

 

Se han realizado grandes aportaciones teóricas acerca de esta figura casi fantasmagórica, a la que muchos artistas han ofrecido el punto de partida, el desarrollo y la conclusión de algunas de sus investigaciones. Sin embargo, tomar demasiado en cuenta al espectador, en mi opinión, revela innecesariamente secretos de la obra y su concepción creativa, pero ignorarlo parecería un acto infértil y egoísta. Es por eso que decidí desarrollar una exploración directa y minuciosa, en la que por medio de metodologías científicas comprobadas pudiera realizar una obra-estudio sobre el comportamiento humano real de quien es recipiente de este concepto estético.

 

Cuestionar y evaluar de manera directa a las personas con las que la obra estará dialogando, agrega un grado de dificultad al acto de comunicación, que me permite descubrir por eliminación el nivel de compromiso y voluntad que un individuo requiere para establecer un diálogo con cualquier lenguaje artístico, dejando al descubierto complejos condicionamientos sociales que permiten o no la consumación de un acto comunicativo integral. Para mí, los resultados de esta experiencia no lograrán, con seguridad, encontrar una respuesta aplicable de manera general y definitiva a esta pregunta, pero sí me darán a conocer al espectador ideal de esta obra en particular.

 

¿Crees que tu proyecto opera en el campo de la sociología?
Este proyecto se desarrolla en un grupo social específico y haciendo uso de herramientas alternativas como la psicología y la historia, buscando el entendimiento de un universo o comunidad mediante pruebas, muestras y registro de datos, tal como lo haría la sociología, pero incorporando factores estéticos, simbólicos e intangibles, dirigidos a una función comunicativa y de opinión, que la sociología no atiende.

 

¿Cómo definirías la diferencia entre sociología y arte?
Con este proyecto como ejemplo, la diferencia se encontraría en el rigor científico con el que se intenta bus
car la comprobación de una hipótesis, la cual en este caso se descubre plagada de subjetividades inherentes al arte, además de tener como objetivo definir las características de un personaje ficticio o figura conceptual como es el espectador, lo que lo aleja del muy respetable rigor investigativo de la sociología, para dejarse permear por el juego, la poética individual y de grupo.

 

¿Crees que exista relación entre la efectividad artística y el número de personas a las que una obra de arte llega?
Creo que en esencia una obra de arte no se crea partiendo o tomando como referencia la efectividad o el fracaso de la misma de manera anticipada, como lo harían otras actividades, como la publicidad. Por ello, el número de personas a las que llega o la popularidad que logre, no tiene por qué reflejarse en el nivel de excelencia o propositivo de una obra. La efectividad la entiendo como algo más cercano a la productividad o al éxito, mientras que la construcción de una forma alternativa de conocimiento generalmente funciona bajo otros flujos de tiempo e impacto social, es algo más parecido a la construcción paulatina de una conciencia colectiva y ese fenómeno puede comenzar partiendo de una sola persona. 

 

Colectividad y selectividad

Entrevista a Fritzia Irizar por Yoshua Okón