Manchas blancas sobre un fondo negro es la primera impresión que tenemos al ver Sin título (Ilusión y decepción). Debajo de cada una de las cuatro imágenes cuelgan audífonos con los cuales escuchamos una voz que describe la personalidad de un individuo.

 

Esta obra toma como punto de partida boletos de lotería instantánea abandonados, aquellos en los que debemos raspar una superficie vinílica que esconde nuestra suerte. La artista recupera la parte rascada para recrearla en un formato más grande y para enviarla a un examen de grafología.

 

El grafólogo analiza las formas de raspado que quedan en los billetes y en su dictamen intenta identificar al individuo que compró el billete, conocer el estado emocional de quienes buscan mejorar su suerte de forma instantánea. Pero estos dictámenes imponen el juicio del grafólogo sobre las imágenes y alteran la impresión que puede hacerse el espectador.

 

La grafología no tiene una base científica sólida, pero popularmente se considera una manera de descifrar la personalidad de un individuo a partir de los trazos de su escritura. Como en otros de sus proyectos, como Sin título (Nuevos mundos), Irizar cuestiona los métodos y formas de visualización de algunas ciencias y pseudociencias, presentándolas como enfoques subjetivos que, más que realidades, construyen ficciones. De este modo, para la artista, las evaluaciones del grafólogo se transforman en descripciones de personajes de una ficción.

 

La pieza, que parte de los vestigios de pequeñas derrotas personales, es también una reflexión sobre el azar. En la lotería instantánea, la suerte está relacionada con el dinero, tema que la artista ha explorado en trabajos como Sin título (Robo hormiga). Así, algunas obras de Irizar abordan la cuestión del valor del dinero, de su ambivalencia como algo que puede ser positivo y negativo a la vez. La artista observa esta dicotomía también en el azar. En Sin título (Ilusión y decepción I), el azar y el dinero son abordados desde su capacidad de construir emociones, que quedan reflejadas en las imágenes derivadas de los raspados de los billetes.

 

Esta obra se continua en Sin título (Ilusión y decepción II), en donde Irizar sigue recuperando billetes de lotería instantánea, para mandarlos al análisis grafológico, pero esta vez cambia la suerte de estos billetes al traducir a lámina de oro las figuras que se generan al raspar. Este proyecto continúa el diálogo no sólo con la obra de la que se desprende, sino también con otros trabajos de Irizar que reflexionan sobre el azar, como Sin título (Fe de azar); sobre los vestigios que creemos deber recuperar en Sin título (Sobre el desgaste), o sobre los cambios de valor económico y social que se dan al ver objetos o materiales comunes traducidos a otros de mayor valor, como sucede en Sin título (Naturaleza de imitación). 

Ilusión y decepción

Magnolia de la Garza

Sin título (Ilusión y decepción I)

2008

 

 

Impresión digital y audio

4 piezas de 60 × 60 cm c/u

 

 

Tras recolectar boletos de lotería instantánea descartados, un grafólogo interpretó las huellas dejadas en dichos billetes al rascar la película desprendible con el fin de analizar la personalidad de quienes rasparon y desecharon los billetes. Las interpretaciones son presentadas en audio acompañando una serie de impresiones digitales que corresponden a la huella de cada boleto de lotería. 

Sin título (Ilusión y decepción II)

2011

 

 

Hoja de oro
Serie infinita (en esta publicación:1, 2, 3 y 4)
Dimensiones variables (Aprox. 5 cm)

 

 

Las huellas extraídas del proceso de trabajo realizado para la pieza Sin título (Ilusión y decepción I), fueron traducidas sobre lámina de oro con el objetivo de plasmar, en un material de gran valor económico, dos sentimientos de la persona que raspó y prescindió del boleto: el primero, de ilusión, al imaginar que podría ganarse la lotería y, el segundo, de decepción, al darse cuenta de que no tenía el boleto ganador.