Sin título (Sobre el esfuerzo)

2006

 

 

Líquido obtenido de la humedad ambiental de 7 diferentes áreas de trabajo   

7piezasde10×12×7cmc/u

 

 

La propuesta presenta el aspecto físico del trabajo por medio de la recolección de la humedad que despide el cuerpo humano. Con este acto de coleccionismo, la obra intenta señalar un indicio hacia la reflexión acerca de la extinción del ser humano como ente ejecutante. Este muestreo de humedad podría parecer una representación abstracta, pero su carácter representativo se construye a partir de equivalencias que buscan entablar la comprensión de un todo (el ser humano) por medio de sus partes (humedad corporal). Además, la pieza busca evocar de manera nostálgica lo efímero de la vida humana y la extinción de su participación física en el desarrollo de las sociedades contemporáneas, cuando el sudor humano es uno de los principales productos de exportación en nuestro país. 

Uno de los momentos más importantes de la crítica al capitalismo del siglo xix fue cuestionar la abstracción de la producción desde la materialidad. El análisis que realizó Karl Marx sobre ello en 1857, en su texto: La introducción general a la crítica de la economía política, expulsó cualquier abstracción que permitiera aislar producción, distribución y consumo en un universal teleológico. El elemento que permitió a Marx hacer esta crítica material al capitalismo, donde se revelaban las formas históricas, objetivas y subjetivas de la producción, fue el trabajo. La mercancía, en tanto objeto endemoniado —según Marx en El Capital— está llena de sutilezas metafísicas y reticencias teológicas. En ella, se oculta la fuerza de trabajo, el esfuerzo y el gasto. La cosa, en la mercancía, deja de ser el testimonio de una producción, que siempre es histórica y que implica una determinada configuración de distribuciones sociales, para convertirse en fantas- magoría. Es decir, en pura ilusión, donde la apariencia de lo natural o lo dado esconde la construcción socioeconómica. 

 

Más de 150 años después, la mercancía sigue operando místi- camente, ocultando el modo de su producción. Ahí, es donde interviene la pieza de la artista sinaloense Fritzia Irizar. Sin título (Sobre el esfuerzo) hace aparecer al “esfuerzo” como el gasto del cuerpo que trabaja. Irizar invoca al trabajo, lo expone sin una representación que pueda incorporarse a una ideología o propaganda. La operación de la artista es convertir ese esfuerzo en humedad, condensar el gasto del cuerpo y entonces capturarlo para transformarlo en líquido y materializar el gesto: en ese esfuerzo siempre habrá una pérdida que formará parte material de la producción. Aquí el cuerpo pide paso para entender cómo el esfuerzo se agrega para desmontar cualquier ilusión de una producción sin desgaste, sin fuerza, sin cuerpos, sin trabajador. Si la mercancía en este capitalismo tardío sigue intentando hacer el truco, el arte, también, sigue operando en su develamiento. 

 

Sobre el esfuerzo

Helena Chávez